viernes, 30 de noviembre de 2012

#NOesNo


La Asociación ASPACIA tiene como finalidad eliminar la violencia en todas sus expresiones, proteger a las víctimas y promover la igualdad en las relaciones, con el propósito de lograr una sociedad libre de maltrato.

Con motivo del 25 de Noviembre, Día Internación de lucha contra la violencia de género, lanzamos la campaña #NoesNO. La #violenciasexual es también #violenciadegénero para visibilizar la violencia sexual de género.

Con esta campaña, buscamos que sociedad civil, las organizaciones defensoras de los derechos humanos, las administraciones públicas, los equipos profesionales y los Estados, unan sus fuerzas para reconocer y poder erradicar las agresiones, el abuso y el acoso sexual de género que sufren mujeres y niñas más allá de la violencia que existe en el entorno de la pareja o expareja.

Con este primer vídeo, queremos visibilizar un tipo de violencia de violencia sexual de género, las agresiones sexuales, frecuente e invisibilizada, como es es la que sucede en el entorno conocido de las mujeres.

Dirigido por Gustavo Vallecas y producido por Javi K (drs).



FUENTE: ASOCIACIÓN ASPACIA

Gallardón anuncia ahora justicia gratuita para las maltratadas

Las víctimas del terrorismo y las prostitutas explotadas tendrán ese derecho

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha anunciado esta mañana en el Congreso que todas las víctimas de violencia machista o maltrato infantil, las del terrorismo y las de trata de mujeres (prostitución) tendrán derecho a la justicia gratuita con independencia de su nivel de renta. Eso quiere decir que estarán exentas de todo el coste judicial (tasas, abogado y procurador), aunque solo para aquellos pleitos que tengan que ver con su condición de víctima. Por ejemplo, una víctima del terrorismo tendrá justicia gratis para reclamar al Estado una indemnización impagada, o una mujer maltratada podrá divorciarse gratis, pero recurrir una multa de tráfico o demandar a un vecino o denunciar un robo les seguirá costando lo mismo que al resto de ciudadanos (salvo que, por nivel de renta, sí tuvieran ya derecho a justicia gratuita para eso también).

En un principio, Justicia incluyó igualmente en este grupo de nuevos beneficiarios a los discapacitados físicos y psíquicos. En realidad, según aclaró el ministerio más tarde, serán solo estos últimos, y únicamente en el caso de haber sufrido abusos sexuales o maltrato, los que tendrán acceso a la justicia gratuita.

Con este anuncio, el ministro de Justicia ha tratado de dar un golpe de efecto en su respuesta a una pregunta de la diputada socialista, Carmen Montón, que le había reprochado que las víctimas de violencia están obligadas a pagar las nuevas tasas judiciales en los procedimientos civiles (por ejemplo, divorciarse de su maltratador), porque el PP ha votado en contra de eximirles de ese pago. "Esta ley es machista y el machismo mata", había dicho la parlamentaria. Gallardón ha alegado en su respuesta que, aunque las mujeres víctimas de violencia sexista no pagaran tasas, seguirían pagando abogado y procurador. "Su petición es insuficiente e insolidaria", ha reprochado a Montón. Minutos después, ha anunciado la reforma legal que no solo eximirá a esas mujeres de tasas, sino también de abogado y procurador en esos casos de divorcio y otros. Eso será cuando la Ley de Justicia Gratuita esté aprobada, probablemente el mes que viene.

Gallardón, sin embargo, ha ignorado que su partido, el PP, había rechazado ayer mismo eximir a las maltratadas del pago de las tasas, y que tampoco él ni el ministerio que dirige hablaron de esta novedad anunciada hoy cuando la Ley de Tasas entró en vigor la semana pasada y la polémica estalló. El Observatorio de la Violencia de Género y las asociaciones de lucha contra la violencia machista habían alertado de que, aunque la denuncia por maltrato no paga tasas (porque toda la jurisdicción penal está exenta), las tasas en la jurisdicción civil podrían disuadir a muchas mujeres de divorciarse o reclamar una pensión, máxime cuando muchas de ellas dependen económicamente de su maltratador. Justicia no dijo entonces que pensaba eximir a las víctimas de violencia machista de esas tasas. Simplemente restó importancia a las críticas. A pesar de todo ello, hoy Gallardón ha presentado la reforma legislativa como una iniciativa propia y el ministerio rechaza que se trate de una rectificación.

El derecho a la justicia gratuita para víctimas de maltrato, del terrorismo y discapacitados psíquicos que hayan sufrido violencia es, además, algo que Justicia tenía que incorporar a la legislación porque le obliga una reciente directiva europea. Aunque la obligación era solo para la vía penal, y el ministerio lo va a extender también al ámbito civil, contencioso-administrativo y social (laboral), según ha explicado una portavoz del departamento, informa Fernando Garea.

Justicia no ha aclarado si, una vez que se acojan a la justicia gratuita, los beneficiarios tendrían que aceptar un abogado de oficio, renunciando a contratar uno propio, o podrían acogerse a medias: librarse de las tasas pero sin tener que asumir obligatoriamente el abogado de oficio. Eso está en estudio porque la Ley de Justicia Gratuita (la que incluirá la medida anunciada hoy por Gallardón) aún se está cerrando.

Caroline Charles, el discreto encanto de una figura sin la que no entenderíamos el estilo inglés

Un libro celebra las bodas de oro de la diseñadora que vistió al 'Swinging London' y se convirtió en una de las preferidas de Lady Di.

¿Puede un diseñador sobrevivir durante cinco décadas en las altas esferas de la moda sin ser devorado por la autocomplacencia? Aunque muchos creadores clave no podrían responder o encajar en este perfil, todavía quedan algunos que han sabido aguantar los envites de la fama y sobrevivir a la vorágine del culto al creador que tan acostumbrados estamos a observar en la industria. Un buen ejemplo de ello es Caroline Charles, la colaboradora de Mary Quant que se erigió en embajadora del London look, diseñadora clave durante la eclosión pop de los 60, amiguísima de los Beatles, Mick Jagger o Mariane Faithfull y referencia de estilo de la princesa Diana cuando inició su coqueteo con la moda.

Una prueba viviente de cómo afianzar una carrera sin estridencias pero imprimiendo paso a paso un sello de estilo. “Caroline Charles expresa ese particular espíritu inglés de moderación y refinamiento que encaja a la perfección con su leal audiencia. Durante medio siglo ella ha puesto a las mujeres primero, pensando más en sus necesidades y deseos que en su propia autopromoción. Aunque todavía no existe nadie que lleve sus propias creaciones con tanta elegancia como la de la diseñadora que les dio vida”. Suzy Menkes, tótem de la crítica de moda en The International Herald Tribune describe así a la diseñadora en el recién publicado
Caroline Charles: 50 years in Fashion, un completísimo diario y archivo personal que repasa las cinco décadas de una creadora clave para entender de qué hablamos cuando hablamos del estilo londinense.

Ahora que vivimos inmersos en la retronostalgia que defiende Simon Reynolds, pasear por la historia de la diseñadora se aventura como una parada imprescindible para entender cómo una generación cambió las tornas a través del hedonismo, la música y la moda. Una historia que comienza en los 60, cuando la efervescencia de la escena pop despuntaba en la capital británica, las chicas enseñaban rodilla y el
Swinging London fascinaba a otras capitales como París o Nueva York. Eran los días de la Youthquake, cuando Twiggy puso de moda el peinado boyish y el fotógrafo David Bailey captaba para el Vogue británico el devenir de una generación.
Charles, ayudante de Mary Quant, decidió iniciar su carrera en solitario en 1963 desde su ático en Chelsea y lanzar su primera colección. Ayudada por la fulgor pop de la época, sus diseños captaron rápidamente el interés de la prensa nacional e internacional. Vistió a las estrellas del momento (Ringo Starr, Mick Jagger, Marianne Faithfull, Georgie Fame, Rudolf Nureyev, Barbara Streisand, Dionne Warwick o Cilla Black) y acaparaba titulares y reportajes en publicaciones como la revista Time o Seventeen. Mientras, Bob Dylan escribía notas en su cuaderno, Vidal Sasson le requería como modelo en sesiones de fotos o participaba como jurado en el popular programa musical Juke Box Jury en la BBC. “Todo parecía posible. Queríamos romper con la generación de nuestros padres sin ofenderles, por supuesto. No creo que pensáramos que éramos afortunados, creíamos que la vida era tal y como la estábamos viviendo”, explica en el libro.

Tras protagonizar una agotadora gira de música pop y moda por América, Charles afianzó su estilo en Londres. Los bajos de las minifaldas se alargaron, las melenas harían acto de presencia y el romanticismo llegó al diseño. Mientras Vivienne Westwood congregaba a multitudes punks en su tienda “
World's End”, Charles apostó por la sofisticación sin estridencias. Se hizo con los diseños del uniforme de Esteé Lauder en Harrods, creó una colección infantil y diseñó para el teatro.

Una consolidación que explosionaría gracias a una de sus clientas estrella en los 80: Diana de Gales, que se convirtió en una fiel seguidora de sus diseños. Ella popularizaría los trajes de tartán que lució en sus primeros actos como princesa de Inglaterra y atrajo a condesas y otros personajes de la nobleza británica hasta su marca. En el transcurso de dos décadas, Charles pasó de ser el referente de la juventud rompedora a diseñar para la burguesía y alta sociedad británica. Una transición que ha marcado su trabajo en los últimos 30 años –ella misma diseñó el pañuelo oficial de la reina Isabel II en el 40 aniversario de su reinado–.

Con el lujo discreto como emblema, la diseñadora sigue en activo, participando en la London Fashion Week y vistiendo a iconos británicos como Emma Thompson (suyo fue el diseñó que lució cuando se alzó con el Oscar en 1993), Kristin Scott Thomas o Helen Mirren. Charles se ha convertido en un referente del clasicismo británico, tal y como defiende en su libro Nicholas Coleridge, director de Condé Nast en Gran Bretaña: “Creo que Caroline es la más inglesa de todos los diseñadores. Su trabajo siempre ha logrado personificar el toque inglés, civilizado y chic, pero también sabe ser interesante. Nunca he visto a una mujer mal vestida si viste de Caroline Charles. En realidad es imposible”.

FUENTE:http://smoda.elpais.com/articulos/caroline-charles-el-discreto-encanto-del-estilo-ingles/2764

Decapitada una afgana de 15 años por rechazar casarse con un pariente

La policía afgana detiene al pretendiente de la joven y a un amigo como sospechosos del crimen

Una chica de 15 años ha muerto decapitada en Afganistán tras rechazar casarse con uno de sus parientes en el norte del país, informó hoy a Efe una fuente oficial. El asesinato ocurrió el miércoles en el distrito de Khanabad, de la provincia norteña de Kunduz, explicó a Efe el portavoz de la Policía provincial, Sayed Sarwar Hosseini. El presunto autor del crimen es su primo y pretendiente Sadeq, quien, acompañado de un amigo, la atacó con un cuchillo cuando traía agua para su familia, de acuerdo con Hosseini.

El padre de la chica había rechazado en varias ocasiones las pretensiones matrimoniales de la familia de Sadeq, con el argumento de que la chica era todavía demasiado joven para casarse. "La policía ha arrestado a Sadeq y su amigo Masud, y ambos se encuentran bajo custodia", agregó el portavoz.

"Nuestras investigaciones muestran que los que la mataron eran personas que querían casarse con ella. Estaban acosando a la familia y pidiendo su mano. Cuando se negaron, la mataron", han agregado fuentes policiales a la cadena británica BBC.

En Afganistán se combina una visión muy rigurosa del Islam con el atávico código de las tribus pastunes, conocido como pastunwali, que aboca a las mujeres a un casi nulo papel decisorio. La situación de las mujeres fue particularmente dura en el país asiático durante el régimen integrista talibán, que dominó Afganistán entre 1996 y 2001.

Se les forzó a vestir burka —prenda que cubre por completo el cuerpo excepto una estrecha rejilla a la altura de los ojos para poder ver— y se les prohibió trabajar, estudiar o salir al exterior a no ser que estuvieran acompañadas de algún pariente varón.

FUENTE: http://internacional.elpais.com/internacional/2012/11/29/actualidad/1354176433_055203.html

jueves, 29 de noviembre de 2012

El MUPAM acoge hasta el domingo la videocreación "El silencio sí tiene sombra"

Este vídeo forma parte de las actividades conmemorativas del día mundial contra la violencia de género

El Museo del Patrimonio Municipal acoge hasta el próximo domingo la videocreación “El silencio sí tiene sombra”, una cinta que formó parte de las actividades que, el pasado domingo 25 de noviembre, conmemoraron el Día mundial contra la violencia de género. Su autora, Inmaculada Domínguez Vega, coordinadora a su vez de dichas actividades, invita con esta cinta a una reflexión interna sobre la violencia de género.

El silencio no tiene sombra presenta al espectador una historia que se desarrolla en un espacio interior neutro donde la protagonista transmite sentimientos y estados de ánimo que sitúan al espectador como cómplice de un problema social que acontece en el ámbito privado y trasciende a lo colectivo. En esta cinta se hayan representados sentimientos de angustia, miedo y soledad, acompañados todos ellos de los factores cotidianos que rodean un hogar. La segunda parte envuelve al espectador en una atmósfera poética, con imágenes llenas de simbolismo que invitan al espectador a esa reflexión interna.

Inmaculada Domínguez Vega, licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Málaga y con master en desarrollos sociales de la cultura artística, ha protagonizado, durante los últimos veinte años, diferentes exposiciones en distintos enclaves de la provincia de Málaga. Precisamente, por su labor artística en Málaga, recibió en el año 1995, la Medalla de Honor de la Asociación Malagueña de Escritores.

En lo que va de año, se han producido en España 43 muertes como consecuencia de la violencia de género, tres de ellas tuvieron lugar en la provincia de Málaga. Para dar respuesta a la desigualdad que crea este problema que sufre, al igual que el resto, la comunidad malagueña, el Ayuntamiento de Málaga ha desarrollado diversos programas y acciones especialmente diseñadas para atender a las mujeres que sufren violencia de género. Una prueba de ello es el Plan Transversal de Género que el Consistorio malagueño puso en marcha para avanzar en el camino de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, en la política municipal y la convivencia ciudadana.



miércoles, 28 de noviembre de 2012

Las denuncias por violencia sexista alcanzan las 3.254 y superan ya las del año pasado

El subdelegado del Gobierno en Málaga, Jorge Hernández Mollar, subrayó ayer la necesidad de que todas las instituciones y administraciones públicas continúen trabajando conjuntamente en medidas orientadas a erradicar la violencia contra las mujeres. Asimismo, destacó la importancia de alertar de estos hechos, informando de que en lo que va de año se han presentado 3.254 denuncias.
 
Hernández Mollar visitó ayer, junto a la alcaldesa de Benalmádena, Paloma García Gálvez, el Centro de Información a la Mujer de este municipio. Allí explicó que se siguen produciendo muchas denuncias, lo que es «positivo», ya que denota que «las mujeres están perdiendo el miedo a denunciar». En este sentido, indicó que de 2.673 denuncias en 2010 y 3.220 en 2011, se ha pasado a 3.254 en lo que va de 2012. «Un problema que antes se quedaba en el entorno familiar por miedo, pero que va saliendo a la luz gracias a la valentía de las víctimas y al apoyo de sociedad», dijo.
 
 
 
 
 

La red familiar se resquebraja

La tercera edad ha adelantado a los jóvenes en capacidad de gasto a causa de la crisis


De la selva estadística de esta crisis emerge la historia de Isabel N., de 51 años. Divorciada, hasta hace un año vivía en Denia (Alicante) con su hijo, de 29 años, uno de los miles de albañiles que se quedó en el paro después del pinchazo del ladrillo, y con su novia. Sería un caso de madre al cuidado del hijo con dificultades para emanciparse, pero Isabel también perdió su empleo en un barco de pasajeros en 2009, en plena crisis, después de una baja por enfermedad. Con lo que cobraba del paro y un poco de encaje de bolillos económico mantuvo el piso un tiempo y logró que una financiera rebajara las cuotas de la hipoteca de cerca de 500 euros mensuales a unos 250. “Pero luego ya se me acabó la última paga y tuve que dejarlo, me acostaba en la cama muchos días sin haber comido; yo sí he llegado a pasar hambre”, relata. La financiera, que renegocia deudas pero no las perdona, se acabó quedando con la casa, su hijo se fue al extranjero a buscarse la vida y entonces fue ella la que regresó a la casa de su madre, octogenaria, en Madrid.

En un país de ciegos, un tuerto se convierte en rey y en uno cada vez más empobrecido, como España, los pensionistas y los jubilados se han convertido en una suerte de red de seguridad económica para contener los estragos de la crisis. Son los únicos que, en general, han mantenido o aumentado su capacidad económica en los últimos años, y los que no han perdido ni empleo —por motivos obvios— ni dinero. El largo declive económico les ha puesto por delante de los jóvenes en gasto: solo los hogares con un mayor como cabeza de familia lo han aumentado en los últimos cinco años.

En 2006 las casas cuyo sustentador principal era alguien de entre 16 y 29 años registraban un gasto medio por persona de 11.814 euros anuales, por encima de la media, mientras que en 2011 quedó por debajo (10.345), justo al contrario que los hogares en los que el principal contribuidor tenía 65 años o más: su gasto medio ha pasado de 10.157 a 12.093 euros. El dinero de muchos jubilados no solo está sosteniendo una generación, la suya, sino a veces a dos: la de sus hijos; y hasta tres: la de sus nietos.

De los hogares españoles con todos sus miembros activos en paro en 2010, el 7,8% convivía con una persona mayor de 65 años, una tasa 3,7 puntos porcentuales superior a 2007 y hasta siete puntos por encima de lo que ocurre en otros países como Reino Unido, Francia o Dinamarca, según el estudio Crisis y fractura social que ha publicado este mes la Fundación La Caixa. El estudio constata que “en muchos hogares cuyos ingresos se han visto especialmente disminuidos tras el impacto de la crisis, las pensiones, aunque sean de baja cuantía, se convierten en un recurso más estable que las rentas del trabajo”. Y la media de ingresos ha bajando tanto, señala el estudio, que la posición relativa de la tercera edad ha mejorado.

“El problema es que la capacidad de este tipo de solidaridad está tocando techo”, advierte Miguel Laparra, coordinador del estudio. Ya hay 1,7 millones de hogares con todos los miembros activos en el paro, según la última encuesta de población activa (EPA). “La novedad de esta crisis es que el paro está afectando a los principales sustentadores de las familias y las pensiones se convierten en un nuevo mecanismo de redistribución: la beca que ha perdido el hijo o la entrada para una vivienda, pero esto está llegando a un nivel de saturación”, alerta Laparra.

Los padres ayudan a los hijos a salir adelante y estos, una vez adultos, son los que echan una mano a sus progenitores. Así solía ser, una suerte de ley no escrita de sociedades familistas como la española, pero la precariedad del empleo ha cambiado las tornas. “Mis padres son de familia humilde y a mí me hubiese gustado ahora poder llevarles de viaje y cosas así, pero no puedo, yo les digo que esta forma que tienen de ayudarme es como ir dándome ya la herencia”, explica Ana Vázquez. Tiene 40 años y perdió su trabajo en la Real Fábrica de Tapices de Madrid hace más de tres años y ha vuelto a la casa paterna hace dos, en un proceso escalonado.

Con un subsidio por desempleo de algo menos de 600 euros, intentó mantener su pequeño piso de alquiler en la medida de lo posible. “Pagaba algo más de 500 euros, así que mis padres me daban de comer. Estuve así un año porque yo gasto poco, me apaño muy bien y lo alternaba con algunos trabajos puntuales de atención al público”, relata.

Pero llegó el momento en que la ingeniería del ahorro ya no dio más de sí y volvió con sus padres, a estudiar su carrera de Bellas Artes como una forma de reciclaje profesional, mientras sigue trabajando en lo que sale. Nunca son chollos.

Los salarios han encogido mientras las pensiones han aumentado y eso ha implicado otro vuelco: que el sueldo más común de los trabajadores está cada vez más cerca del de los jubilados, según se desprende de las cifras de la última encuesta de estructura salarial (EES). La pensión media contributiva por retiro se sitúa en unos 953,70 euros mensuales, un 3% por encima de la de hace un año, según los datos de octubre, mientras que el salario más frecuente en 2010 —último dato disponible— quedaba también en la frontera de los 1.000 euros (por 14 pagas) tras descontar cotizaciones a la Seguridad Social y el IRPF. El salario medio neto ese mismo año era de 1.345 euros mensuales, ya que, como explica el Instituto Nacional de Estadística (INE), “hubo pocos trabajadores con salarios muy altos, pero que influyen notablemente en el salario medio”.

La tendencia se observa mejor si uno pone la lupa en el momento actual: los nuevos jubilados corresponden a generaciones más formadas y con mejores empleos y su jornal, por lo tanto, acabada su vida laboral, es más elevado. Las nuevas altas de pensiones por jubilación del pasado octubre arrojaron una media de 1.386 euros, ya por encima del sueldo neto medio anual.

Con sus propias palabras explica todo esto Jesús Puértolas, un jubilado de 65 años de la Federación de Pensionistas de CC OO: “Mi hijo tiene 31 años y, desde que hace tres perdió su trabajo como repartidor, solo encuentra algunas cosas puntuales, de 15 días, suplencias mal pagadas”. A Puértolas padre, al menos de momento, le ha ido mejor: agente comercial de una multinacional durante 33 años, a los 57 fue prejubilado y ahora le ha quedado una pensión de 1.580 euros, gracias a los cuales comen él, su mujer y su hijo. Pero también de ahí ha salido la ayuda para comprar un piso a otro hijo, que perdió su trabajo justo ocho días antes de que le concediera una vivienda de protección oficial. “Después de más de 30 años de trabajo tengo la pensión que tengo, pero la tengo que estirar más para más cosas y vamos perdiendo margen”, advierte este excomercial.

“Es cierto que los pensionistas son los únicos que no han perdido poder adquisitivo durante la crisis. Además, en las dos legislaturas de Zapatero las pensiones mínimas subieron casi un 30%, pero porque eran muy bajas”, señala José Ignacio Conde-Ruiz, profesor de Economía la Universidad Complutense y subdirector de Fedea, aunque advierte de que “la solución a los problemas económicos no se puede dejar en ellos”.

Con el agravamiento de la crisis, el Gobierno no ha dejado claro si va a garantizar el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones para el próximo año, es decir, que estas recojan el aumento de los precios de 2012 tras haber subido el 1%. La medida tendría un coste de 2.500 millones a 3.000 millones de euros. A este respecto, Conde-Ruiz señala: “Rajoy no tiene un margen de gasto muy amplio y las pensiones representan un 40% del presupuesto consolidado, así que es difícil no tocarlas algo”.

FUENTE: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/11/25/actualidad/1353858128_949248.html

“Soy gitana, tengo mi peluquería y soy independiente”

Las gitanas jóvenes cada vez derriban más barreras para lograr la igualdad entre mujeres y hombres


Las desigualdades entre hombres y mujeres en la sociedad actual son evidentes, y esta realidad se  intensifica aún más cuando se trata de etnias como la gitana. Pero al igual que ocurre en la población en general, en la que las mujeres luchan por conseguir la igualdad, las nuevas generaciones de gitanas también llevan años sumadas a esta batalla. Este colectivo sabe que en su caso deben, además, derribar muros mucho más altos, como el arraigo quizá mayor a ciertas creencias y valores discriminatorios. Así lo han reconocido en las XVI Jornadas Estatales de Mujeres Gitanas en la Fundación Secretariado Gitano, celebradas este martes.

María Fernanda Gabarri ha conseguido derribar algunas de esas barreras. Con 16 años decidió cursar un módulo de estética en formación profesional para poder ser "dueña" de su vida. “Soy gitana, tengo mi peluquería y soy independiente”, comenta muy orgullosa. Gabarri reconoce que siempre tuvo el apoyo de su familia, sobre todo de su madre. "Desde chica me lo enseñó y lo tengo grabado. Me decía: 'estudia y ten un futuro para no depender de nadie más que de ti misma y de tu trabajo'. Y Eso llevo haciendo desde entonces", explica sonriendo.

Y hay mas ejemplos como el suyo, ha recalcado Isidro Rodríguez, director la Fundación Secretariado Gitano. Ejemplos de que es posible reducir las desigualdades mediante la educación y la integración social. "Aunque aún hay mucho por hacer", ha reconocido. Por eso, ha animado a que mujeres como Gabarri difundan esos valores que a ellas les han servido, dentro de su comunidad.

A pesar de que cada vez son más frecuentes historias de éxito, todavía existen tres grandes barreras para la integración de las gitanas: el género, la etnia y la falta de formación. Es lo que han recordado María del Carmen de Andrés Martínez, jefa de área de programas del Instituto de la Mujer, y Carmen Santiago, patrona de la Fundación Secretariado Gitano. La primera ha explicado que las mujeres gitanas siguen padeciendo altos indices de analfabetismo, pobreza y racismo. La tasa de paro de éstas es, además, tres veces mayor que la del resto de mujeres. Por eso, ha insistido en la importancia de la formación para eliminar estas desigualdades.

Santiago coincide en que la educación es muy importante, pero además llama la atención de la necesidad de "involucrar a los hombres". "Es necesario que dialoguéis con ellos, con vuestros maridos, padres y parejas. Tenéis que lograr que os apoyen en vuestras decisiones, retos y proyectos", ha dicho a las asistentes.

Emilia Vázquez Montaño, gitana de 38 años, es agente cultural del Grupo de Mujeres Gitanas.  Se reconoce como una de las excepciones dentro de su comunidad y no es porque su pareja "sea payo", cuenta; sino porque llevan más de 12 años conviviendo con él, aunque no tienen ninguna intención "de pasar por la vicaria". Algo que rompe directamente con las tradiciones mas conservadoras de la comunidad gitana en la que las chicas habitualmente se casan en la adolescencia. "Hemos tenido suerte porque nunca nos han discriminado por ello y nos han apoyado,  pero siendo realista esto no suele pasar casi nunca", añade.

FUENTE: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/11/27/actualidad/1354022129_691730.html

Una campaña por el juguete unisex

Toys’r’us modifica su catálogo navideño en Suecia para evitar polémicas por desigualdad


Una chica disparando, un niño acunando un bebé de juguete o jugando con una casita de muñecas. Tres años después de haber suscitado una polémica en Suecia por reforzar los estereotipos de género, la compañía Toys’r’us ha anunciado una campaña de neutralidad en la presentación de su catálogo de juguetes para estas Navidades 2012. Eso sí, solo para su franquicia en este país. El nuevo folleto ha sido modificado en la versión sueca para evitar acusaciones sobre discriminación sexual o desigualdad.

“El debate sobre género ha alcanzado tales proporciones en el mercado sueco que hemos tenido que adaptarnos”, ha dicho a France Presse Jan Nyberg, director de ventas de la cadena en Suecia. Según Nyberg, el nuevo catálogo busca transmitir la idea de que no es “un juguete para niño o niña” y que el género da igual.

Pero el avance en igualdad solo se aplica a la campaña de Navidad 2012 para Suecia. Otras ediciones, como la alemana, la española, la austriaca, la suiza o la danesa, conservan las típicas imágenes de niñas princesas y niños guerreros, que refuerzan los estereotipos de géneros. En comparativa con el catálogo danés, que tiene básicamente el mismo diseño, la versión sueca ha eliminado digitalmente las imágenes más pasivas y estereotipadas de las niñas y ha sustituido algunas fotografías por otras más neutras.

La empresa asegura que ha recibido ayuda y asesoría del Reklamombudsmannen, el observatorio sueco de autorregulación de la publicidad, que vigila la aplicación del manual de buenas prácticas establecido por la Cámara Internacional de Comercio.

En 2008, un grupo de estudiantes de la escuela Gustavslund, en Växjö, denunció ante el Reklamombudsmannen a la empresa norteamericana de juguetes por reforzar los estereotipos de género al presentar a los niños en actitudes de acción y a las niñas como princesas y madres en sus catálogos. El observatorio amonestó públicamente a la empresa por considerar que la publicidad discriminaba a los niños por motivos de género y contrarrestaba las actitudes, estilos de vida y el comportamiento social positivo.

Muchos catálogos de juguetes para niños son objeto de críticas porque refuerzan la idea de que los niños prefieren los juguetes de acción mientras que las niñas solo quieren ser princesas y mamás. En concreto, el comité del Reklamombudsmannen encontró que, en conjunto, el catálogo de Navidad de Toys’r’us de 2008 presentaba "una visión limitada de los juegos infantiles y de la elección de los juguetes. Además, la exclusión de niños y niñas en diferentes tipos de juguetes es, en sí misma, degradante para ambos géneros”.

FUENTE: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/11/26/actualidad/1353935100_752317.html

Un hombre de 68 años mata a su esposa y después se suicida en su casa en Araia

Las primeras hipótesis policiales apuntan a que el varón ha matado a su mujer de un golpe y luego se ha ahorcado de una viga

Jesús Pereda, un hombre de 68 años, se ha suicidado hoy después de que, supuestamente, haya matado a su esposa, Tere Egurrola, de 65, de un golpe en el interior de la vivienda que compartían en la pequeña localidad alavesa de Araia, en el municipio de Asparrena, a unos 35 kilómetros de Vitoria. Es la principal hipótesis que maneja el Departamento de Interior, que ya ha activado el protocolo de violencia de género. La pareja vivía en Araia desde que ambos se jubilaron años atrás, dejando la frutería que regentaban en Vitoria.

Es allí, en los terrenos de la familia de ella, donde se habían construido un chalet, pegado a las viviendas de dos de sus hermanas, y cultivaban una pequeña huerta. Y donde, a primera hora de la mañana, una repartidora del pueblo ha dado el aviso de que había visto al marido colgado de una soga, en una de las ventanas del edificio, visible desde la carretera principal del pueblo. Ambos cuerpos eran trasladados, pasada la una del mediodía, al Instituto Anatómico Forense de Vitoria, donde se les practicará la autopsia esta tarde.

La pareja tenía tres hijos y varios nietos. Tras recibir la Ertzaintza el aviso, varios agentes han llegado lugar y han comprobado que nadie abría la puerta, por lo que han entrado en el domicilio y han encontrado los dos cadáveres. El cuerpo de la mujer, que presentaba un fuerte golpe en la sien, estaba tendido sobre la cama de una habitación, donde también había un hacha, que presuntamente es el arma homicida.

"Todo apunta a que ha sido un caso de violencia de género, pero vamos a ser prudentes", ha declarado el alcalde de Asparrena, Diego Gastañares, de Bildu. El Ayuntamiento ha convocado un pleno extraordinario para esta tarde, a las seis, y después habrá una concentración. Este mediodía, la investigación seguía abierta. Por la mañana, en Araia, una localidad de 1.218 habitantes, cabecera del municipio de Asparrena, en el puñado de bares y comercios del pueblo no se hablaba de otra cosa.

FUENTE:http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/11/27/paisvasco/1354011328_485917.html

Gobiernos de corbatas

El Congreso homenajea a las electas en la etapa constituyente


Se lo merecen, sí. El Congreso de los Diputados homenajea hoy a las 27 mujeres que ocuparon un escaño, en el Congreso y en el Senado, en la etapa constituyente, entre 1977 y 1979. Ellas tuvieron el honor de entrar en los viejos palacios de la Carrera de San Jerónimo y de la Plaza de la Marina Española, después de 40 años de interrupción democrática y siguiendo la estela que dejaron en la República Clara Campoamor y Victoria Kent. Hoy miércoles volverán a la Cámara Baja y todos los parlamentarios podrán recordar la lucha de las mujeres en la Historia de España, ya que se las homenajea y se las acompaña con el  documental Las Constituyentes, que se proyectará al público en salas comerciales el 14 de diciembre.

Estas mujeres participaron en la elaboración de la Constitución de la libertad, una de las más avanzadas del mundo occidental, y dieron  pasos decisivos y determinantes para la consolidación de la democracia en España. Pero esos días de rosas no indicaron el comienzo de una línea ascendente y sin marcha atrás. Llegaron los gobiernos y las mujeres seguían sin ser tomadas en cuenta para puestos ejecutivos.


 
La explosión de alegría del triunfo electoral del PSOE en 1982 se tradujo en la formación de un Gobierno reformista que abordó la reconversión industrial, que instauró la educación obligatoria y gratuita hasta los 16 años, la despenalización del aborto, y una lucha sin cuartel contra ETA que asesinó durante esa legislatura a más de cien compatriotas. Desde el Consejo de Ministros se legislaba con fruición. Había mucho que hacer; recuperar mucho tiempo perdido. Pero se hizo sin presencia de mujeres en el poder ejecutivo.


En el primer Gobierno de Felipe González no hubo una sola mujer y hubo que esperar a la mitad de la  siguiente legislatura, 1988, para que entraran dos: Rosa Conde y Matilde Fernández. El precedente lo había marcado Adolfo Suárez, el presidente centrista que en 1981 nombró a Soledad Becerril ministra de Cultura.

Pasaban los años de Felipe González en el Gobierno y aumentaba el número de diputadas y senadoras pero las mujeres seguían lejos del banco azul en el que se acomodan los ministros en las Cortes. Cuando el domingo próximo los socialistas se reúnan en un acto conmemorativo del 30º aniversario de las elecciones de 1982 escucharán a Felipe González una remembranza de lo que vivió, sufrió y disfrutó en los catorce años de Gobierno en los que, entre otros logros, firmó la entrada de España en el club europeo. Quizá se le pase por alto entonar el mea culpa por haber saldado sus muchos años al frente de la gobernación de España con la inclusión de cinco mujeres en total.


Las fotografías de los sucesivos  gobiernos de González reflejan la uniformidad de género. “No había demanda, no se sentía, aunque ahora produce bochorno ver esas imágenes de trajes oscuros y corbatas sin presencia de mujeres”, reconoce un exministro de González.
Si en los 14 años del presidente socialista hubo solo cinco mujeres ministras, con el presidente José María Aznar fueron diez en ocho años. El cénit se alcanzó con los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero: paridad pura. “Al nivel de Suecia”, se escribió y difundió en los medios de comunicación nacionales e internacionales. España ha dejado de ser noticia por ese baremo, dado que con Mariano Rajoy la paridad ha desaparecido para descender numéricamente a cuatro ministras, aunque los cargos sean relevantes.

Ante la línea zigzagueante de la voluntad de los jefes de Gobierno, absolutamente arbitraria, para nombrar a mujeres en puestos ejecutivos es relevante el acto de homenaje a Las Constituyentes. La obra de las 21 diputadas y 6 senadoras se reconocerá gracias de la guionista y directora Oliva Acosta, que las ha querido poner en la historia parlamentaria contemporánea. La iniciativa del homenaje parte de la Comisión de  Igualdad del Congreso y del Senado, presidida por mujeres.

Imágenes: fotograma y tráiler de Las Constituyentes, de Oliva Acosta. Y el primer Gobierno presidido por Felipe González, en 1982.

FUENTE: http://blogs.elpais.com/mujeres/2012/11/muchos-gobiernos-llenos-de-corbatas.html





martes, 27 de noviembre de 2012

Violencia de Género: Víctimas y Supervivientes

Algunas mujeres que han conseguido salir de situaciones de malos tratos prolongados por parte de sus parejas dicen que no les gusta que nos refiramos a ellas como víctimas. Que prefieren ser consideradas supervivientes.

Al principio te puede chocar. Pero, a poco que te detengas a pensar en todo el cúmulo de dificultades, incomprensiones, y hasta el rechazo que la mayor parte de ellas tienen que superar por el camino, no puedes menos que entender y compartir sus deseos.
La mujer que sufre maltrato por parte de su pareja tiene ante sí, sólo para hacer visible la situación de terror que padece, obstáculos que no se dan en ningún otro ámbito de relación personal.

Cuando una mujer oculta este maltrato, o, incluso, defiende a su agresor, todavía hay muchos que piensan que será porque les compensa de alguna manera, o porque son débiles mentales, o porque les resulta más cómodo seguir siendo dependientes de sus agresores...
Excusas para no querer ver la verdadera dimensión de un problema que se oculta tras las puertas de muchas casas de vecinos, familiares o amigos nuestros. Y en la que sólo reparamos cuando el daño físico ha llegado a ser tan evidente que ya no admite más ocultación o disimulo.

Mientras tanto, preferimos seguir pensando que este es siempre un problema de otros. De personas que no tienen nuestro nivel cultural, social y hasta económico.
O que se produce porque al agresor, buenísimo vecino, compañero, amigo, hermano, un día se le ha ido, de repente, la cabeza, y ha explotado de forma violenta ante una situación de tensión.

La realidad es, sin embargo, mucho más sencilla. Hay, todavía, mucha gente -hombres y mujeres- que entienden la pareja, el matrimonio esencialmente, como una relación en la que uno de sus miembros tiene que dirigir e imponer las reglas. Papel que, por tradición, por cultura, y porque incluso fue una disposición legal hasta no hace mucho, se atribuye, claro, al marido.
En esa dinámica, la violencia apare ce cuando el que manda cree que no se han cumplido bien sus reglas. Y que viene acompañada, además ?por lo menos al principio- de todo tipo de lamentos, disculpas y manifestaciones de amor por parte del agresor. Que termina por convencer a su víctima de que, en realidad, ha sido por su bien, y por lo mucho que la quiere.
Por eso, la mujer que sufre el abuso y la violencia en su intimidad,  por parte de la persona de la que espera el mayor apoyo, respeto y amor, manifiesta esas reacciones tan contraproducentes para su propia defensa.

Porque se desorienta.  Empieza a debatirse entre el miedo, pero también el amor hacia su agresor, la vergüenza por cómo contar lo sucedido, la incertidumbre por si la creerán, por qué sucederá después...

Y en un muy importante número de casos, lo que hará será confiar en esas promesas y manifestaciones de cariño que se han producido tras los golpes. Y a partir de ahí, empieza a desarrollar una constante conducta de cesión para tratar de evitar cualquier conflicto.

 No hay que ser ningún experto en psicología para comprender que, a partir de aquí, la mujer que se encuentra en esta situación pierde la capacidad de reacción. Se va anulando a sí misma como persona en la misma medida que genera una cada vez mayor dependencia emocional de su agresor.

Por eso se dan en las víctimas esas reacciones, a veces tan incomprensibles, para cualquiera que no conozca cómo se produce la violencia de género.
También así se explica que algunas de estas víctimas quieran que se las reconozca como supervivientes.

Pienso en lo difícil que tiene que ser para una mujer, que ha vivido una situación de maltrato durante años, salir de esa situación. Rompiendo los lazos del miedo, del constante sometimiento al otro, del miedo a la reacción que tendrán los demás.

Pero también aprendiendo, a veces con muchos años y un escaso bagaje de habilidades sociales y profesionales, a salir adelante con sus propios medios. Tomar, por primera vez,  las riendas de una vida tan destrozada por ese bagaje de violencia y de temor, tirando, muy frecuentemente, de unos hijos que no siempre entienden bien por qué tienen que cambiar de vida, desde luego que tiene un significado de supervivencia.
A veces, hasta en el sentido más literal de la expresión.

Por eso, en el Día Internacional contra la Violencia Sobre las Mujeres yo quiero dedicarles a ellas mi homenaje de reconocimiento y admiración. Que es también una llamada de esperanza para aquéllas que aún no se han decidido o que están en la peor parte del camino.

Esta misma semana, Inmaculada Montalbán, la Presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género presentaba el balance del trabajo, después de 7 años de funcionamiento de los Juzgados de Violencia Sobre la Mujer.

Un trabajo que, aún cuando sólo exprese las estadísticas judiciales, permite pensar en cómo ello habrá servido para ayudar a un buen número de víctimas pasar a la categoría de supervivientes.

Ya sabemos que queda mucho por hacer. Que sigue siendo un camino duro, y que no siempre es bien comprendido.

Pero en un día como éste, lo más importante es que tengamos el convencimiento, y sobre todo, que seamos capaces de hacerle llegar a las mujeres que estén sufriendo maltrato que, por difícil que sea, de la violencia, se sale.

FUENTE:http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/ellas/2012/11/25/violencia-de-genero-victimas-y.html

'El objetivo principal de la terapia con el maltratador es proteger a la víctima'

Desempañó durante años los ojos de aquellas que creyeron en el amor y éste las golpeó en las entrañas. Estuvo junto a sus pequeños, enfrentando situaciones límite y cicatrizando heridas. "La fuerza de ellas y la resiliencia de ellos" le llegaron a robar las palabras. Psicólogo especializado en violencia de género, Ricardo Rodríguez quiso saber qué pasaba al otro lado. Ahora, sus pacientes son los que hacen sangrar a la sociedad cada vez que levantan su mano, pero el objetivo final sigue siendo el mismo: "Proteger a la víctima".

Comienza la entrevista dejando en el aire una reflexión: "El problema de la violencia de género no es solo de las mujeres, es de la sociedad. La culpa no es sólo de los hombres, también es de la sociedad". Empezó a trabajar con víctimas de violencia de género en Argentina, cuando en los juzgados aún se hablaba de "la puerta giratoria" —por una entraban y por la otra salían (los maltratadores)—. "En aquel momento las mujeres estaban solas, completamente desprotegidas. La ley tardó en llegar más que en España", algo que le hizo volcarse aún más.

Hace tres años decidió cambiar de lado y adentrarse en la mente de los agresores. Fue dentro del programa de la asociación Aspacia. Reconoce que es un trabajo que genera mucha frustración, pero "ha sido mi elección". ¿Resultados? "Sí, hay casos que dan sentido al trabajo. Pero es algo imposible de medir, de cuantificar... esto no entra en las estadísticas", explica.

Se presupone tarea difícil, pero sus cimientos no se tambalean: "Empatizar, sí; justificar, nunca". La violencia de género es un delito y la responsabilidad es del maltratador". Ricardo recuerda a un hombre de unos 60 años y una frase que le repitió hasta la saciedad: "No hay nada que hacer conmigo". Había sido condenado y era consciente de su problema. No echaba balones fuera, ni se refugiaba en el alcohol, cuenta. Pasado el tiempo, pidió una terapia con su hijo y se dirigió a él: "No quiero que me veas como a ese hombre que has visto desde pequeño".

Vídeo:http://www.elmundo.es/elmundo/2012/11/24/espana/1353771051.html

Las terapias

"Estoy poseído por la violencia, cúrame". Esa una de las frases más comunes con las que se encuentra Ricardo a la hora de enfrentarse a un paciente. "Como si fuera un virus o incluso una cuestión religiosa. Como si yo le fuera a dar una pastilla y se acabara todo". Remarca que "no hay una sola causa. A día de hoy no hay nada que explique por qué una persona es violenta y otra no".

Quiere detallar que en el caso de la violencia de género existe el mito de que la persona que agrede tiene 'déficit en el control de los impulsos', algo con lo que no está de acuerdo. "Cuando alguien se enfada y guarda esa rabia, esa ira, para el momento en el que llega a casa, no hay un déficit de control de impulsos, hay una elección. A partir de ahí no tienes un problema con la ira, tienes un problema con tus elecciones".

Entre las personas que acuden a sus programas se pueden hacer —a grandes rasgos— dos grupos: los que ya saben que algo va mal dentro de ellos o son conscientes de que su conducta hace daño a los demás, y los que se presentan por la presión de una condena.
Los que ya están en estadio de cambio, "se han dado cuenta de que algo está ocurriendo e intentan cambiarlo, pero hay una ambivalencia. No saben realmente si quieren ese cambio. Les da miedo lo que puedan encontrar fuera. Y ahí empieza nuestro trabajo", explica.

Caso muy diferente son los que llegan con una condena por un delito. Ellos están obligados a pasar un programa. "Eso implica que la responsabilidad esta desplazada hacia lo externo. Culpan a los demás de todos sus males. El objetivo es moverlos de ahí". Cuenta, que en un primer momento el agresor echa la culpa de su situación a la mujer, a la familia, a la sociedad... "cuando este discurso empieza a caer, te quedas desnudo. Ahí empiezas a reconstruirte y a hablar de ti mismo. Así se construye un proceso de cambio".

Para unos y otros, Rodríguez busca que llegue el día en el que, independientemente de todo, digan: "Estoy aquí por mí. Que empiecen a mirar hacia dentro y no a echar la culpa a los de fuera".
Con respecto al tema de la culpa, matiza, prefiere hablar de responsabilidad. "La culpa los inmoviliza. Si soy responsable puedo elegir cambiar, si soy culpable no me muevo de ahí. La responsabilidad es un paso anterior".

FUENTE:http://www.elmundo.es/elmundo/2012/11/24/espana/1353771051.html

'Hacía años que no sentía ganas de reír, y ahora lo hago a carcajadas'

La puerta de su casa se había convertido en la entrada al infierno. Cada día, al volver del trabajo, se persignaba en el umbral por lo que podía ocurrir después. Y ocurría. Hasta que un día decidió pedir ayuda. Para entonces, ya habían pasado 17 años de insultos y vejaciones, tres denuncias y miedo, mucho miedo.

"Estaba harta de aguantar. Temía por mí y por mis hijos. No tienes vida, no duermes. A todo le dices que sí para evitar la bronca, pero cada día va a más". Habla Vanesa, de 41 años, una superviviente de la violencia que durante casi dos décadas le propinó su marido. Aguantó hasta que un día el objetivo no fue ella, sino el mayor de sus dos hijos. Tras una dura pelea, el niño, de 14 años, "me pidió que denunciara porque él era menor y no podía". Fue el punto y final a la pesadilla.
La Guardia Civil le aconsejó que se marchara a una casa de acogida y ella no lo dudó. "El lunes por la mañana preparé a mis hijos como si fueran al colegio. Salimos de casa como un día normal", pero el destino era el comienzo de una nueva vida.
"Es muy duro. Nos fuimos sin nada. Sin ropa, sin dinero, sin papeles", pero nunca se arrepintieron. Vanesa y sus dos hijos, de 13 y 14 años, vieron "el cielo abierto", según sus palabras, en el primer centro de acogida en el que recalaron. Corría el mes de noviembre y Vanesa sólo tiene buenos recuerdos de los cuatro meses que tuvo que permanecer en él. No entiende los prejuicios de la gente hacia estas casas, porque "te ayudan en todo".
Pasó la Navidad y su mejor regalo fue escuchar por boca de sus hijos que habían sido las "más maravillosas" que habían vivido nunca. Tras meses de terapia, Vanesa volvió a su casa. Pero ella ya no era la misma y en su nuevo hogar ya no estaría él. "Me propuse que, en adelante, nadie más iba a pisotearme". Y así ha sido desde entonces.

Aunque su familia y sus amigos más cercanos, su madre y su hermana le han dado la espalda, Vanesa es la voz de la fuerza y la vitalidad, a pesar de las dificultades económicas que atraviesa. "Hacía años que no sentía ganas de reír y ahora lo hago a carcajadas
. He ganado ocho kilos desde que me separé y aunque sigo teniendo miedos, son otros miedos diferentes".
 
Su objetivo ahora es que el calvario por el que ella pasó no se repita en otras mujeres. "Perdí 17 años de mi vida. Abrí los ojos demasiado tarde", asegura, "pero los abrí". Vanesa quiere que su experiencia sirva "para que otras mujeres que están pasando por la misma situación vean que se sale, que no aguanten lo que he aguantado yo. Ahora llego a mi casa, cierro mi puerta y estoy bien, estoy viva, tranquila". Con voz emocionada, confiesa que está de celebración: "Este 22 de noviembre cumplo tres años", el tiempo que hace desde que salió de su hogar una mañana como si fuera un día normal y todo acabó.

Sin edad

Hablando de edades, Rosalía presume de la suya: 61 años. Con 58, y tras décadas de maltrato psicológico, se cruzó con un frasco de pastillas que la llevó a pensar que su vida, si es que aquello lo era, no merecía la pena. Ni siquiera sus dos hijos, por los que había luchado y aguantado todo, pesaron más en la balanza, y destapó el bote. Cuando abrió los ojos en el hospital sólo le dieron dos opciones: o denunciaba o la ingresaban en una unidad psiquiátrica. Llamó al 016.

Logo de este año.Un centro de acogida se convirtió en su refugio durante dos meses y luego volvió a empezar de la nada. Se marchó a una casa de alquiler con sus vástagos, "mis psicólogos", y comenzó a buscar trabajo. "Aceptaba cualquier cosa que me ofrecían, lo que nadie quería", hasta que la Fundación Ana Bella se cruzó en su camino. Esta organización está formada por mujeres que durante años sufrieron la violencia de sus parejas y la dejaron atrás. Se transformaron "de víctimas a supervivientes", como le gusta dejar claro a Ana Bella Estévez, la mujer que le da nombre y que la puso en marcha allá por 2006.

Logo de este año.

Su voz, a pesar de que el reloj marca casi la medianoche, derrocha energía. Estos días anda especialmente ajetreada, de un lugar a otro, para contar su historia y transmitir un mensaje positivo que contribuya a un cambio. «Queremos hacer ver a las mujeres que están siendo maltratadas y a la sociedad, que ellas no son el problema, sino que forman parte de la solución. Muchas mujeres no se atreven a denunciar porque no confían en que vayan a tener una vida mejor, y están equivocadas. Se puede salir de la violencia». Para muestra, su experiencia.

Ana Bella pasó 11 años anulada por el hombre con el que se había casado. Aguantó palizas, vejaciones, abusos sexuales y todo tipo de castigos. "Un día vi en televisión a Ana Orantes contando su testimonio y me preguntaba por qué esa mujer no se habría ido de su casa. ¡Era increíble! porque no me estaba dando cuenta de que yo estaba viviendo la misma situación que ella", explica.

'Hay salida'

Ana Bella.Hasta que llegó la señal en forma de un cartel que rezaba 'Rompamos el silencio' junto a un número de teléfono. Ana Bella lo memorizó y después de un brutal episodio de violencia, el último, se decidió a marcarlo. Con la inocencia de alguien que ha estado aislada de la realidad durante más de una década, el objetivo de Ana Bella era preguntar, a quien quiera que fuera que estuviera al otro lado del hilo, si podía separase de su marido aunque él no quisiera hacerlo. Le dijeron que tenía que salir de su casa. Cogió a sus cuatro hijos y en mitad de la madrugada, dejó atrás su prisión.

Ana Bella.

"Me fui y no volví más. Nunca dudé, lo tuve muy claro. Me llamaba más de 200 veces al día, pero yo nunca se lo cogí. Durante cuatro años me estuvo siguiendo, contrató incluso a un detective privado". Pero no sirvió de nada. Ana Bella estaba dispuesta a empezar de nuevo y poco a poco fue moldeando la fundación que hoy lidera. En 2005 compró en la localidad sevillana de Mairena del Aljarafe el local donde han montado su centro de operaciones y en 2006, el proyecto se hizo realidad.

La Fundación Ana Bella trabaja para hacer llegar un mensaje positivo a las mujeres maltratadas. "Hay salida", dice la última campaña del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y eso es lo que quieren demostrar. "Somos un ejemplo de cómo crear una red de mujeres supervivientes de la violencia, para que otras mujeres en nuestra misma situación, al vernos, se sientan identificadas y nos llamen para pedir ayuda".

Sus esfuerzos también van encaminados a quitar a las afectadas el estigma de 'mujer maltratada' y "empoderarlas", que ganen autoestima y sepan que son capaces de todo. Por eso, una parte de su trabajo se centra en asesorarlas laboralmente y en darles formación para que puedan salir adelante por sí mismas. Eso sí, nada de trabajar"«como limpiadoras o en otros trabajos similares que nadie quiere", afirma Ana Bella. "Nosotros somos un valor muy positivo para la sociedad. Si un empresario ve que somos eficaces, comprometidas, que somos capaces de aguantar al peor jefe del mundo –nuestros maridos-, entonces confiará en que seremos capaces de hacer bien nuestro trabajo".

Nuevas oportunidades

Y como el movimiento se demuestra andando, ellas mismas han creado un servicio de catering en el que emplean a algunas de las mujeres que pasan por la fundación. Vanesa está expectante. Hace poco que se ha puesto en contacto con la organización, a pesar de que vive en la misma localidad. Nunca pensó que aquella mujer que un día vio en televisión y a la que admiraba por su valentía, ahora le tendería la mano. Quiere seguir colaborando con ella, dando su testimonio positivo y, si es posible, lograr un puesto de trabajo mejor y más estable.
 
Otras mujeres que acudieron a la organización en busca de ayuda ya lo han hecho y han encontrado un hueco como consejeras de la marca Danone en establecimientos de toda España. Esta empresa financia la Escuela Ana Bella de Innovación social y Empoderamiento de la mujer y confió en 12 de sus alumnas para realizar una prueba piloto en 2011. Los resultados fueron tan positivos que este año el número de consejeras nutricionales ha ascendido a 150.
 
Rosalía es una de ellas. "Ahora soy la mujer más feliz del mundo. He estado trabajando como consejera y ahora, con 61 años, he logrado un contrato fijo" en unos grandes almacenes. La emoción está presente en cada una de sus palabras y se deshace en halagos hacia la propia Ana Bella. "Es la persona más maravillosa que he conocido. Lo da todo a cambio de nada", por eso siente que tiene el compromiso de contar una y otra vez su experiencia. "Todo lo que hago lo hago para que alguien tome ejemplo y denuncie", asegura.
"Para esto no hay edad, si te mueves, puedes hacerlo. No hay que quedarse en casa. Hay que trabajar o hacer algo. Hay que denunciar y seguir adelante, porque se sale, por uno u otro camino, pero se sale. Así que a luchar y a vivir». Rosalía no puede ocultar su felicidad estos días. Risueña, confiesa que se ha comprado un vestido "muy bonito" para ir a la televisión y, lo mejor, que está muy ocupada preparando la mudanza para dejar el piso de alquiler. Vuelve a su casa. Ya no sentirá miedo al abrir la puerta.

[foto de la noticia]
 
 
 
FUENTE:http://www.elmundo.es/elmundo/2012/11/24/espana/1353774848.html

Mato confirma que las víctimas de violencia machista no pagarán tasas

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha apelado hoy a "la actitud y el compromiso de todos" para lograr que la "libertad de las mujeres deje de estar en riesgo" y ha confirmado la exención del pago de tasas judiciales para las víctimas de violencia machista.

Mato ha rendido homenaje a estas mujeres con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, en un acto en el que se han leído uno a uno los nombres de las 43 mujeres muertas a manos de sus parejas o ex parejas en lo que va de año.

Sólo siete de ellas habían presentado denuncia previa por malos tratos y únicamente en cuatro casos existía una orden de alejamiento en vigor.
Partidos políticos y organizaciones sociales y sindicales se han sumado a la conmemoración para denunciar esta lacra social y visibilizar su lucha.

Durante su intervención, la ministra ha precisado que la exención de tasas judiciales será para procesos penales, pero se extenderá también a los casos de separación y divorcio, que se tramitan por la vía civil, si la mujer maltratada tiene hijos menores a su cargo y ha solicitado una pensión alimenticia.

La titular de Servicios Sociales ha aprovechado el acto para anunciar que España será sede, el próximo mes de abril, de un encuentro europeo para reforzar la coordinación de la lucha contra el maltrato.

La ministra ha insistido en reclamar unidad también para lograr que los agresores sientan el rechazo de toda la sociedad y apoyo a las víctimas, "ante cualquier forma de discriminación".
Mato ha recordado que en los próximos días se va a presentar la Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia de Género, que contempla la puesta en marcha de una ventanilla única para que las víctimas "no tengan que recorrer las administraciones para recabar las ayudas necesarias para salir de la dramática situación en la que se encuentran".

Rubalcaba pide la exención de tasas

Las repercusiones en las mujeres maltratadas de la Ley de Tasas Judiciales, en vigor desde el pasado 22 de noviembre, ha centrado también parte del discurso del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, en el acto organizado por la Secretaría de Igualdad de este partido con motivo del Día Internacional.

Rubalcaba ha pedido que se excluya a las víctimas de la aplicación de esa norma, que, a su juicio, supone un "atentado" contra la igualdad de género y es "especialmente dramática" para este colectivo, a la vez que ha confirmado que el PSOE la va recurrir ante el Tribunal Constitucional la próxima semana.

El líder socialista ha denunciado que la derecha se "está cargando" los programas que ayudan a las maltratadas a salir y superar ese infierno y ha incidido en la necesidad de reforzarlos y no recortarlos.

Desde el PP se ha pedido al PSOE "que no genere desconfianza entre las mujeres".

FUENTE:http://www.elmundo.es/elmundo/2012/11/25/espana/1353869326.html

‘Hay salida’, primera campaña del Gobierno contra la violencia de género

Conocidos actores participan desinteresadamente en un vídeo institucional


Vídeo: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/11/22/actualidad/1353595456_226784.html

La ministra de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha presentado hoy la primera campaña del Gobierno contra la violencia de género. Con el lema Hay salida, la campaña, que se compone de un anuncio para televisión, ha contado con la participación de numerosos artistas como Emilio Aragón, los actores Juanjo Artero, Imanol Arias, Mario Casas o Marc Márquez; el director Fernando González Molina, el productor Daniel Écija. La cantautora Rosana ha cedido para la campaña una canción. Todos han colaborado desinteresadamente, según el Ministerio.
Esta campaña, que se dará a conocer en los próximos días, es la primera encargada por el departamento de Ana Mato. Los meses anteriores, para tratar de ahorrar en este capítulo, se trató de reciclar anuncios existentes encargados por el Gobierno anterior o las comunidades autónomas, como declaró el secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Juan Manuel Moreno.

Campaña #yomecomprometo

La Asociación Vínculos Infantiles (Alicante) y la plataforma de comunicación Madrid Woman’s Week también han lanzado un vídeocontra la violencia de género, dentro de la campaña de comunicación titulada #yomecomprometo. En ella participan actores como Jordi Rebellón, Manuel Bandera o Nerea Garmendia; y periodistas como Rosa María Calaf y Pedro Pablo San Martín, subdirector del diario AS.

FUENTE:http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/11/22/actualidad/1353595456_226784.html