jueves, 28 de noviembre de 2013

El cómic también es cosa de mujeres


Nace el primer festival de cómic de mujeres.
Se celebrará en Granada este fin de semana.
La intención es normalizar la figura femenina dentro del sector
Comiccafest es el primer festival de cómic de mujeres de España.
Comiccafest es el primer festival de cómic de mujeres de España.

Nació en un taxi camino de Algeciras hace 23 años y aunque nunca pensó en dedicarse al mundo del cómic hoy posee uno de los webcómic más visitados de España. Quan Zhou, autora de Gazpacho Agridulce, es una de las autoras que desde este jueves, 28 de noviembre, y hasta el próximo sábado 30 participarán en Granada en el Comiccafest, el primer festival de cómic de mujeres de España. "¿Por qué no habría de hacerse un festival de este tipo"?, se pregunta la joven ilustradora de origen chino y acento malagueño."Nosotras tenemos mucho que decir y somos tan buenas como los hombres". Zhou cuenta su vida a través del humor de sus dibujos "porque mi familia es muy tradicional y yo soy muy moderna. Ellos quieren que todos los días coma comida china y esté con ellos y yo he decido trasladarme a Madrid y vivir de mi trabajo de diseñadora". Los contrastes de su mundo en choque frontal con el de sus padres, propietarios, "como no podía ser de otra forma", sonríe, "de un restaurante chino" es el tema principal de su trabajo. Nada que ver con el enfoque de género: "cuento mi vida, como lo haría cualquier otra persona hombre o mujer", aclara.
Esta es una de las ideas del festival: "Normalizar la figura femenina en el mundo del cómic", explica Lucía González, directora de Comiccafest y fundadora de la editorial Libros de autoengaño. Las autoras, dice la responsable de este evento, "es cierto que pueden tener cierta sensibilidad para algunos elementos", pero en general considera que las mujeres tratan "no sólo todos los temas, sino también todos los niveles de producción". Atrás quedaron los tiempos en los que grandes como Walt Disney se quedaban en que sólo querían a las mujeres como coloristas. "Hoy es cierto que a la mujer se nos pide ser superwoman y se nos exige más, por eso la que llega siempre es buena".
La nueva hornada de españolas en este sector estará presente en Granada durante los próximos días "porque somos muchas", apostilla Clara Soriano, que aprovechará el festival para presentar su obra de 24 páginas ‘Colmado Sánchez’, donde se retrata, según la autora, "una mañana cualquiera en un comercio de barrio, un negocio en el que tienen de todo menos de lo que no hay". Soriano, que ha publicado tiras como Caniculadas o el Estafador y ha colaborado con revistas tan consagradas como El Jueves, considera que las mujeres se han ido " abriendo un hueco en este mundo del cómic que hasta hace poco era muy masculino". Sobre todo, añade Zhou, "porque había superhéroes y ese era el roll que tenían que seguir los niños". Ahora el público ha cambiado. Hay más mujeres amantes del manga, el cómic, la ilustración, el webcómic… "Y por lo tanto, el espectro de público ha cambiado y con ello las inquietudes de las que estamos inmersas en el sector", matiza la autora china.
El Comiccafest, además, ha querido innovar no sólo en las protagonistas del encuentro. "Hemos ampliado la visión no sólo a diferentes formatos como el webcomic o el fancine, también queremos que sea un festival diferente alejado de la inmovilidad de un lugar físico único", explica Moreno. Por este motivo, este encuentro contará con charlas, exposiciones o talleres para todas las edades e inquietudes en diferentes sedes. "Si logramos que las familias salgan con los carros de los niños y se acerquen, lo consideraremos todo un éxito", apunta la directora. En el otro lado, las fiestas nocturnas con los autore s y autoras en bares granadinos con encuentros personales: "también le dan un toque más cercano y diferente", apunta Soriano. Porque, "aunque la creatividad depende de la persona y no del sexo", como dice Zhou, "las diferencias existen a la hora de plantear y ejecutar se notan".

Fuente: ANDALUCIA

Preocupa el entramado defensivo de la República Checa

La selección femenina de fútbol española, ante Dinamarca 
La selección española femenina absoluta recibe esta noche (20.00 horas, Gol T), la visita de la República Checa, tercera clasificada del Grupo B, que comanda la 'roja' con pleno de victorias. España llega a la cita cargada de moral por el triunfo laborioso y vital ante Rumanía pero dejando algunas dudas.

Las pupilas de Nacho Quereda se estrellaron ante el entramado defensivo propuesto por su rival y sólo la acción de Ruth en un saque de esquina permitió desnivelar la balanza. Fruto de ello, las checas tomaron nota y podrían plantear un enfrentamiento similar, así que España intentará derribar el muro lo más pronto posible para evitar sustos.

La 'roja' disputará el choque en el estadio Fernando Torres de Fuenlabrada y corresponde al cuarto de la fase de clasificación cara al Mundial 2015 de Canadá. La selección española jamás ha logrado clasificarse para el certamen y está en clara disposición de hacerlo. Tras el encuentro de esta noche, las discípulas de Nacho Quereda descansarán hasta el 13 de Febrero que recibirán a Macedonia.

A partir de entonces, el resto de citas para completar la fase de grupo serán a domicilio y se iniciarán el 10 de abril, precisamente con la propia Macedonia, el rival más asequible.



Fuente: MUNDO DEPORTIVO

Fallece Sarah Teelow, campeona del mundo de esquí náutico


  • La joven, de 20 años, murió como consecuencia de las heridas sufridas en un accidente en una prueba de velocidad en Australia.

  • Fallece Sarah Teelow
La campeona del mundo de esquí acuático, Sarah Teelow, ha fallecido por las heridas sufridas tras un accidente cuando participaba en el Bridge to Bridge Water Ski Classic celebrado en Sydney el pasado domingo.

La joven, de 20 años, perdió sus esquíes al poco tiempo de empezar la carrera, cuando iba a unos 130 kilómetros por hora, y sufrió serias heridas en la columna vertebral y la cabeza. Tras recibir asistencia en el lugar del accidente fue trasladada al Royal North Shore Hospital donde horas después falleció después de llegar en condición crítica. La policía investiga qué pudo pasar para que Teelow perdiera los esquíes.

Teelow ganó la Fórmula 2 en los Campeonatos del Mundo de Esquí Acuático celebrados en Tenerife el pasado septiembre y era hija de de Tania Teelow, campeona del mundo en dos ocasiones.

La Ski Racing Australia ha emitido un comunicado mostrando sus condolencias y está cooperando también con la policía y las autoridades marítimas en sus investigaciones. 


Fuente: MUNDO DEPORTIVO

Josefina Castellví, pionera en la Antártida, vuelve a los hielos con casi 80 años


La primera mujer directora de una base científica en la Antártida regresa a la isla Livingston 25 años después. La película 'Los recuerdos de hielo', de Albert Solé, reivindica la figura de la científica y su espíritu de pasión, vitalidad y esfuerzo


La primera mujer directora de una base científica en la Antártida fue Josefina Castellví, una catalana que ahora, ya jubilada y 25 años después de aquella aventura, ha vuelto a bahía Sur, en la isla Livingston. El director Albert Solé la ha acompañado con su cámara para dejar testimonio de este viaje -un recorrido emocional- y para reivindicar la figura de una mujer científica que deja un legado de esfuerzo, vitalidad y pasión. "Ella, como otras mujeres de mi vida, me ha recordado que lo importante es la pasión que pones en las cosas", asegura el director de Los recuerdos de hielo, película documental que recoge la crónica de esta vuelta a la Antártida y que llega este viernes a las salas.
Oceanógrafa, experta en Biología Marina, Premio Nacional de Cultura de Catalunya 2013, Josefina Castellvi 'Pepita' ha vuelto con casi 79 años a la Base Antártica Juan Carlos I. Allí llegó por primera vez en 1986 con otros tres científicos, liderados por Antoni Ballester. Sobre el hielo de la isla plantaron una tienda de campaña y, con la ayuda de los colegas polacos, consiguieron presionar lo suficiente al Gobierno español para que dos años más tarde se vinculase al Tratado Antártico. "Pasión, esfuerzo y sacrificio" son las tres claves que movieron a esta pionera, que una vez levantado el laboratorio de la base, se iba allí a dormir en el suelo porque no soportaba los ronquidos de todos los hombres en el dormitorio colectivo.

Sobredosis emocional

"Era un mundo muy masculino. Pero mis once 'masculinos' me aceptaron", explica Castellví, que reconoce que el regreso a la Antártida ha sido para ella una especie de sobredosis emocional. Un chute sentimental que en el caso del director Albert Solé (Goya al Mejor Documental por Bucarest, la memoria perdida) se traduce en una sorpresa mayúscula.
"Lo impresionante es que la Antártida es una especie de mundo suspendido donde las reglas sociales no existen"
"Sí. Ha sido una sorpresa. Más allá del paisaje, de estar en un sitio que no tiene noche y día, lo impresionante es que la Antártida es una especie de mundo suspendido donde las reglas sociales no existen. Allí no hay dinero, todo es intercambio. Los turnos de limpieza en la base son rotatorios y para todos, sin ninguna excepción. Es así desde el principio. Y ese espíritu de cooperación entre diferentes países... Hay algo de utópico allí. Es como una sociedad en el futuro".
Paradójicamente, en este rincón del mundo, donde desaparece la codicia para dejar paso a la solidaridad, es donde de una forma más evidente se advierte la degradación del planeta. "No tanto como en el Polo Norte, pero, sí, allí se ve", asiente entristecida esta veterana científica, que, confiesa la fascinación que siente por este continente "inhóspito, frío, anguloso, de paisaje duro. Hasta tocar el hielo me gusta".

Pobres de solemnidad

"Si crees en una idea, lo demás es solo trabajo"
Josefina Castellví llegó allí cuando los científicos españoles eran "pobres de solemnidad", pero en el espíritu de esta pionera los límites económicos no eran un grave problema. "Había que hacerlo y lo hicimos", dice y añade: "Lo importante, lo que más cuesta, en general, es creer en una idea. Esto de creer cuesta mucho, pero si lo consigues, si crees en esa idea, lo demás es solo trabajo y sabes que trabajando llegarás".
Ella y sus compañeros trabajaron mucho. Levantaron con sus propias manos el laboratorio, el dormitorio, las duchas... Pelearon y pelearon para que España se adhiriera al Tratado Antártico, hicieron muy buenas relaciones con los colegas de otros países con bases también allí. Y ahora, jubilada hace tiempo y pendiente siempre de su maestro Antoni Ballester, solo quiere contagiar su ánimo a los jóvenes científicos españoles, que no viven sus mejores momentos.
"Me gustaría que esta película sirviera para movilizar a la juventud, para darles ánimos"
"Me gustaría que esta película sirviera para movilizar a la juventud, para darles ánimos. Creo que en ella se ve muy bien que la ciencia no es nada aburrida, y que para contestar a las preguntas que nos hacemos solo hay que trabajar y así descubrir si podemos sacar la verdad. Es como una película de misterio, donde hay que ir avanzando en una investigación", explica Josefina Castellví, que, además, confiesa que le haría ilusión que Los recuerdos de hielofuncionara también como "un ensayo de divulgación científica de primera mano. Que los jóvenes vean que esto no es una ficción".

Mensaje de vitalidad

"Yo espero que la gente tenga conocimiento de algo tan exótico como este grupo de españoles que estuvo allí luchando", afirma Albert Solé, que, además, quiere "reivindicar la figura de Pepita y mostrar su mensaje de vitalidad. Me gustaría muchísimo que la película sirviera de transmisión de ese espíritu y que ello movilizara".
Inocular el virus del trabajo en equipo, infectar de aventura a los jóvenes científicos y contaminarles de pasión son los mejores deseos de este tándem. Juntos han hecho un viaje, un trayecto emocional, ella, un recorrido de conocimiento, él. "He visto allí el progreso, más eficacia en el trabajo, más especialización. De ello solo puedo felicitarme, pero lo más importante ha sido el choque emocional", afirma Josefina Castellví, que, sin quererlo, ha devuelto a Alberto Solé "a un paisaje conocido, al de la actitud de las mujeres de mi vida. Independientemente del campo en el que se muevan, para ellas, como para Pepita, lo importante es la pasión que pongas en las cosas".

Fuente: EL PÚBLICO

77 antorchas contra el maltrato


La Xarxa Feminista del País Valencià reúne en Valencia a miles de personas en la manifestación del Día por la Erradicación de la Violencia Machista

Un grupo de mujeres porta 77 antorchas y esquelas en recuerdo de las víctimas de violencia de género en 2013 en España
77 assassinades és terrorisme masclista [77 asesinadas es terrorismo machista], rezaba ayer la pancarta de la manifestación organizada en Valencia por la Xarxa Feminista del País Valencià. Detrás, 77 mujeres portaban antorchas y esquelas, una por cada mujer asesinada en 2013 en España. Miles de personas les seguían en una procesión silenciosa donde, este año el morado feminista dejaba paso al negro luto. Las batucadas, ayer, sonaban a réquiem.
He soportado durante 30 años maltrato psicológico de mi exmarido
María, 53 años
Sheila, 27 de junio de 2013. María Luisa, 28 de febrero de 2013. Sin identificar, 5 de julio de 2013. Rezaban algunas de las esquelas portadas por mujeres.
"En 41 años ha habido 1.220 asesinatos por terrorismo político. En 17 años han sido asesinadas 1.255 mujeres a manos de sus parejas o exparejas, víctimas, todas ellas, del terrorismo machista", decía el manifiesto con motivo del Día Internacional por la Eliminación de la Violencia Machista.
María (53 años), asistente a la manifestación, lo sabía bien. "He soportado durante 30 años maltrato psicológico de mi exmarido. Me di cuenta cuando mi hijo tenía siete años y, para no hacerle daño en la lucha por su tutela, esperé hasta que tuvo 18 años para divorciarme. Ahora sé que eso es un error", decía tras la pancarta de la asociación de mujeres Martínez Cubells.
Conozco chicas de mi edad que son víctimas de actitudes machistas e incluso de maltrato físico
Valentina, 18 años
"La última mujer puso 11 denuncias y muerta está. Muchas veces la Justicia no nos cree", se quejaba. María explicaba parte de su experiencia: "No hace falta que tu marido te levante la mano o te insulte. El maltrato psicológico no lo queremos ver. Decimos: es que mi marido me quiere mucho. Pero no. Te está controlando y te está acosando". Pero la violencia machista no entiende de edades.
Valentina (18 años) portaba una antorcha. De su cuello colgaba la esquela de Dolores, fallecida el 30 de mayo de 2013: "Conozco chicas de mi edad que son víctimas de actitudes machistas e incluso de maltrato físico".
“Los hombres no hemos sido hombres , sino machos: la fuerza bruta. Yo no quiero eso
Anselmo, 73 años
Las redes sociales son un foco de celos para algunos jóvenes. "En las parejas de mi edad, algunos chicos controlan las contraseñas de Facebook de las chicas, las conversaciones de Whatsapp, el vestuario, las salidas... y tienen celos porque la chica tenga otros amigos hombres. Esto se consiente bastante en la juventud".
La tercera edad es uno de los momentos más complicados para denunciar. Anselmo (73 años) es miembro de las Comunidades Cristianas Populares. Venía a acompañar a su mujer, miembro de una asociación feminista. Rodeado de cientos de mujeres, sentenciaba: "Los hombres no hemos sido hombres, hemos sido machos: la fuerza bruta. Y la idea de la fuerza bruta no se va. Yo no quiero eso. Quiero dialogar y quiero consenso".

Fuente: EL PAÍS

Redada en 40 peluquerías chinas de Barcelona donde explotaban sexualmente a mujeres


En la operación participan unas 300 personas entre agentes, inspectores e intérpretes


Un agente de los Mossos d'Esquadra durante la redada efectuada en una peluquería de origen chino de la capital catalana.- Toni Albir(EFE)

Un agente de los Mossos d'Esquadra durante la redada efectuada en

               una peluquería de origen chino de la capital catalana

Los Mossos d'Esquadra, la Guardia Urbana de Barcelona y la Inspección de Trabajo están realizando la tarde de este martes 40 registros simultáneos en peluquerías chinas de la ciudad en los que presuntamente se ofrecen servicios sexuales.
Según han informado fuentes policiales, 300 personas -entre agentes, inspectores e intérpretes- participan en este dispositivo policial desplegado a las 18 horas en nueve distritos, principalmente en el Eixample. De hecho, una veintena de los registros se concentra en este distrito céntrico de la ciudad, han detallado las citadas fuentes.
El operativo, de tipo administrativo, se ha desplegado tras detectar un repunte de este tipo de actividad ilícita en los locales de estética y peluquerías chinas, y se centra en comprobar si tienen licencia y contratos de trabajo en regla.
En la actuación también participan profesionales de la agencia municipal Abits, destinada a atender de manera a las mujeres que ejercen la prostitución o que son víctimas de explotación sexual.

120 locales

En Barcelona, los Mossos d'Esquadra tienen localizados un total de 120 centros de estética y peluquerías chinas, en muchos de los que se proponen servicios que acaban con una relación sexual.
Fuentes de la investigación aseguran que esta operación se ha organizado tras detectar un repunte de la actividad, especialmente en los 40 establecimientos ahora bajo inspección, 20 de ellos en el Eixample y el resto repartidos en el resto de distritos de Barcelona menos Ciutat Vella.
En los locales se proponen principalmente servicios de estética como depilación y tratamientos en las uñas, además de masajes orientales y tailandeses por una media de 20 euros.
Los Mossos d'Esquadra tienen localizados un total de 120 centros de estética y peluquerías chinas, 
La operación, que ha empezado a las 18 horas, en plena tarde y en calles con actividad comercial, ha generado el interés de los vecinos, que se han concentrado a las puertas de los locales para observar la actuación de los policías.
Dentro de los locales, la Guardia Urbana y los inspectores de trabajo han revisado la documentación de los locales para verificar que tienen la licencia en regla y que cumplen con la normativa laboral.
En principio se trata de un operativo para detectar irregularidades administrativas, pero no se descartan detenciones si descubren que en alguno de ellos hay proxenetismo, se emplea a menores o hay delitos contra el derecho de los trabajadores.

Fuente: PÚBLICO

“Si mi padre no hubiera tenido el arma, ella quizás habría escapado”


Manuel mató a su exmujer con la escopeta que le devolvió la Administración sin tener en cuenta sus antecedentes. La hija rememora el calvario de su madre

Piedad Pacheco recogía aceitunas cuando su exmarido, al que había denunciado en dos ocasiones por amenazas, fue a su encuentro y cumplió lo prometido. El 1 de enero de 2006, Manuel Campaña disparó tres tiros: dos de ellos por la espalda, de lejos; uno a quemarropa. Piedad tenía 39 años. Su asesino usó una escopeta que le había sido requisada cuando ella acudió al juzgado por segunda vez y que, posteriormente, al ser absuelto “por falta de pruebas”, le fue devuelta. La Administración no tuvo en cuenta sus antecedentes. Ahora, casi siete años después de que Beatriz, la hija de la víctima, reclamara responsabilidad patrimonial al Estado, la Audiencia Nacional le ha dado la razón y establece una indemnización de 25.000 euros. Para ella no es cuestión de dinero. Es justicia: “Si mi padre no hubiera tenido arma, mi madre quizás habría podido escapar”.
Ese día, Beatriz dormía cuando su padre comenzó a silbar desde el callejón que da a la casa de su abuela, en la localidad andaluza de Priego de Córdoba. Allí vivían ella —que entonces tenía 13 años— y su madre desde que, dos años atrás, “después de dos décadas de malos tratos psicológicos”, Piedad se hartó de aguantar y decidió poner fin a su matrimonio. Y así llamaba Manuel a su hija cada vez que iba a recogerla. Al oír la señal, ella bajaba a su encuentro. Pero en esa ocasión el hombre estaba furioso porque la niña no había pasado la Nochevieja con él.
Beatriz recuerda los golpes: “Él saltaba por todo y aporreaba paredes y mesas”
“Me había llamando muchas veces durante la cena. Yo había estado el 24 de diciembre con él y quería dividir las fiestas para estar con los dos. Vino a por mí y yo no lo escuché. Después fue a buscar a mi madre y la mató. Nunca sabré qué quería hacer conmigo, yo era lo más importante del mundo para ella, y él era consciente de eso, así que siempre me quedará esa duda”, cuenta la joven, que hoy tiene 21 años y afirma, rotunda, que aquel día se quedó huérfana de madre y padre. Manuel está en la cárcel —fue condenado a 20 años— y Beatriz no quiere saber nada de él.
Piedad Pacheco se quedó embarazada de su primer hijo con 17 años y entonces se casó con quien sería su asesino. Ella, ama de casa; él, agricultor. Los malos tratos psicológicos eran constantes. “Yo era muy pequeña y no entendía nada, pero veía que mi madre no estaba bien, siempre le dolía la cabeza, tenía depresiones y recibía tratamiento médico. Incluso intentó suicidarse”, relata Beatriz. “Mi padre saltaba por todo. Recuerdo los golpes. Esos se me han quedado grabados. Se enfadaba y empezaba a aporrear las paredes, las mesas... Nunca vi que le pegara, pero años después me enteré de que llegó a violarla mientras la cogía del cuello, asfixiándola”, dice la joven. Teodora Valverde, su abuela, no supo del calvario por el que pasaba su hija hasta que se separó. “Algo le ocurría, aunque nunca me lo contó. Yo sospechaba que las cosas no iban bien en su relación porque lo conocía a él, pero me enteré de todo después”, se lamenta.
“Vino a por mí antes que a por ella. No sé por qué”, cuenta la joven
En diciembre de 2003, Piedad fue al médico y, a las puertas del centro de salud, se puso a hablar con un vecino. Manuel los vio, le pegó un puñetazo al hombre y la agarró del brazo a ella mientras le decía: “Vete para el coche, que te mato ya, hoy te mato”. La mujer escapó y corrió hasta la policía, que estaba cerca. Puso su primera denuncia por amenazas y se fue a casa de su madre. El agresor fue condenado a una multa de 100 euros por una falta de amenazas. Ese fue su castigo: cinco euros diarios durante 20 días. Y continuó acosando a Piedad, llamándola por teléfono y yendo a su encuentro. Ella vivía con miedo. Así lo asegura Beatriz.
La segunda denuncia llegó en abril de 2004, cuando el hombre se presentó de madrugada en casa de Teodora diciendo que iba a llevar a la niña a un centro de menores. Tuvieron que llamar a la policía. Y volvió a haber amenazas, insiste Beatriz. Durante este procedimiento, a Manuel le fue retirada la licencia de sus dos escopetas de calibre 12. Pero, cuando fue absuelto, la Subdelegación del Gobierno en Granada decidió devolverle las armas. Para tomar esa decisión solicitaron un informe de la Guardia Civil de Algarinejo (Granada), donde vivía el agresor. Pero fueron las autoridades de Priego de Córdoba las que atendieron a Piedad. A ellas no se les consultó. Tampoco se tuvo en cuenta la condena anterior por una falta de amenazas. Amenazas de muerte. La Audiencia Nacional considera ahora que la Administración actuó de forma “deficiente”.
En poco más de un mes se cumplirá el octavo aniversario del asesinato de Piedad, y su familia reconoce que su vida sigue rota. Beatriz, que antes sacaba “muy buenas notas”, dejó de estudiar cuando acabó la ESO: “No pasa un solo día en que no necesite a mi madre. Ya es tarde para ella, para nosotras. Cuento esta historia para que no se repita”.

Fuente: EL PAÍS

“Las mujeres que denuncian una violación no tienen porqué ser cuestionadas por su comportamiento o su ropa”


La violencia contra las mujeres y las niñas se ha perpetuado durante siglos de dominación masculina y discriminación de género, recordó hoy la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos con motivo del Día para la Eliminación de ese flagelo.

















Navi Pillay señaló que en muchas ocasiones esas agresiones son consecuencia de normas sobre el honor y la castidad, que se fundamentan en nociones prejuiciosas y discriminatorias.

Recordó que las mujeres que denuncian una violación no tienen porqué ser cuestionadas por su comportamiento o su ropa.

“La violencia contra las mujeres es inaceptable con independencia de cómo iban vestidas”, afirmó Pillay.

La Alta Comisionada abogó por eliminar los estereotipos de género que fomentan la creencia de que esos abusos son aceptables o merecidos.

En ese sentido, recordó que “es esencial cuestionar esas nociones, que a menudo también penetran en el sistema de justicia y comportan un ciclo vicioso de impunidad y más violencia”.

Por último, lamentó que para muchas mujeres y niñas la violencia se esconda en la próxima esquina, en los lugares de trabajo y en sus casas.


Fuente: MUJEREMPRENDEDORA

“Aún no me creo que haya hecho historia”


Esta baloncestista juega en la Liga de baloncesto con 14 años


Iris Junio cursa tercero de la ESO
Vive deprisa Iris Junio (Las Palmas de Gran Canaria, 23 de marzo de 1999). Esta mañana de domingo se ha levantado a las 4.45 después de jugar el día anterior con el Club Baloncesto Islas Canarias en Bembibre, León, ante el Pajariel. Han ganado por 75-77 e Iris, base de 1,82 metros, ha sumado nueve puntos y tres rebotes. La alegría de la victoria hará más llevadero un largo viaje de regreso a casa. Cuatro horas por carretera hasta Madrid, otro par de espera en el aeropuerto de Barajas y tres de vuelo hasta aterrizar en Gran Canaria. Y por la tarde toca estudiar. Al día siguiente hay clase.
Es entonces cuando Iris vuelve a su otro mundo. El de una niña de 14 años que cursa tercero de la ESO, le gusta la asignatura de Inglés y no tanto la de Geografía, que trastea con el móvil y que, coqueta, se quita las gafas y se arregla el pelo para la fotografía. Hasta las cinco de la tarde de un día cualquiera, Iris es una chica más. Desde esa hora es la jugadora que ha hecho historia como la más joven debutante en la Liga femenina de baloncesto (14 años, seis meses y 17 días), superando incluso el récord de Ricky Rubio con los chicos.
“Ese día estaba muy nerviosa, prácticamente temblando”, recuerda Iris, tímida, vestida con el chándal del equipo en la T4 de Barajas. “Ahora estoy más relajada, voy cogiendo confianza. Mis compañeras me animan y me dicen que debo seguir trabajando. Yo lo llevo bien. La verdad es que todavía no me creo que haya hecho historia. Me siento como una jugadora más. En el fondo me siento lo que soy, una niña que juega al baloncesto. Tengo que madurar”.

Pero Iris comienza a descubrir la atención que ha despertado su debut. Por la calle le piden ya algún autógrafo, y en el instituto le reclaman una camiseta dedicada. “Ahora me saluda gente que antes no sabía que conocía”, ríe ella. Sus compañeras en el CB Islas Canarias la tratan como lo que es, la benjamina del vestuario. Y como tal le toca llevar el botiquín en la mochila a los entrenamientos y a los partidos.Iris ha respirado el deporte de la canasta desde su nacimiento. Su madre, Puri Mbulito, fue jugadora internacional. Y con tres años ya la llevaba a la cancha. Ahora va a recogerla después de los entrenamientos y, en ese ratito de vuelta a casa en el coche, encuentran la complicidad para hablar de baloncesto. Luego, la vida normal, los deberes, la cena... Dice Puri que su hija es una niña “muy centrada, que no tiene pajaritos en la cabeza”: “Me ha asombrado hasta a mí, que soy su madre”.

“Juego al baloncesto porque me gusta, porque es el deporte que he practicado desde pequeña. Siempre ha estado en mi vida. Si no juego al baloncesto, me falta algo. En la pista pienso en divertirme, en pasármelo bien”, simplifica Iris. Asegura que no tiene ídolos, aunque se fija en Juan Carlos Navarro, Kobe Bryant y Alba Torrens. Y ha visto vídeos de su madre, claro.
Cuando no viste de corto, a Iris Junio le gusta escuchar música, hip hop y rap, sobre todo, y ver películas de risa y misterio con su hermano. También cuenta que le gustaría practicar el béisbol y el atletismo. Es una niña diferente. Mientras sus amigas quedan los sábados, ella está de viaje y jugando. Haciendo historia, aunque no se dé cuenta. “No soy consciente”, repite; “solo quiero que me traten como una más”.


Fuente: EL PAÍS

La falta de especialización debilita la ley contra la violencia machista


No todos los jueces, policías y asistentes sociales que trabajan con mujeres maltratadas tienen la formación que necesitan. Los expertos consideran que, con una mayor coordinación, la norma sería más eficaz. Aún así, el 72% de las mujeres consiguen salir del maltrato

El 72% de las mujeres consiguen salir del maltrato y rehacer su vida, pese a los defectos del sistema. En la imagen, una víctima de violencia de género, en los talleres de la asociación 'Generando Igualdad'. JAIRO VARGAS.

El 72% de las mujeres consiguen salir del maltrato y rehacer su vida, pese a los defectos del sistema. En la imagen, una víctima de violencia de género, en los talleres de la asociación 'Generando Igualdad'

Domingo. 7 de la mañana. Un banco de una acera de Madrid capital. Un hombre agarra a una mujer por el cuello con violencia mientras ella llora desconsolada, en silencio, apretada contra el brazo del banco, que ya no le deja apartarse más. Quien presencia la escena, no demasiado alejada de la misma, interviene y llama a la Policía para denunciar el maltrato. Mientras llegan los agentes, consigue hablar con la mujer, que le asegura que no servirá para nada, que ya lo había denunciado en otra ocasión y nada había cambiado. En cuanto aparecen las sirenas, la víctima se pone nerviosa y, abrazada a su marido, presa del pánico y pidiendo que no se lo lleven, dice que no quiere denunciarle.
El Protocolo de Actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para la Protección de las Víctimas de Violencia de Género, aprobado en 2005, estipula que los agentes especializados en prevención deben entrevistar a los dos miembros de la pareja por separado. "Durante la tramitación del atestado [...] la Unidad Policial dispondrá lo necesario para evitar la concurrencia en el mismo espacio físico del agresor y la víctima, sus hijos y restantes miembros de la familia", cita el texto. Lejos de cumplirlo, la pareja de la historia —ante la insistencia de ella— volvió a casa con su hijo mientras los policías le espetaron a la denunciante: "Ahora la matará y usted se podía haber llevado un navajazo".
No siempre se cumple el protocolo de actuación policial en casos de violencia de machista
Durante la investigación policial, el citado protocolo obliga a "la inmediata y exhaustiva toma de declaración de la víctima y los testigos, si los hubiera". "Se verificará la existencia de intervenciones policiales y/o denuncias anteriores en relación con la víctima o el presunto agresor, así como los antecedentes de este último y posibles partes de lesiones de la víctima remitidos por los servicios médicos", añade la norma. "En ningún caso las medidas de protección pueden quedar al libre albedrío de la víctima", continúa. Pero, en esta ocasión, nada de eso se cumplió. Los agentes de esta historia ni siquiera identificaron a la pareja ni a la mujer que lo vio todo —que prefiere no identificarse a Público—. 
El año pasado el PSOE denunció un caso similar a este en el que apuntaba a una posible "negligencia" de los agentes que acudieron a intervenir en un caso de violencia machista denunciado por una vecina de una pareja de Madrid. La mujer fue asesinada cuatro horas después de que la policía abandonara el lugar, por lo que se puede deducir que los agentes no supieron identificar y prever el delito correctamente. La diputada socialista en la Comisión de Igualdad del Congreso, Ángeles Álvarez, afirma que, en ese caso, "la Polícía no hizo bien su trabajo porque no interrogó a la pareja por separado". "Hemos preguntado al Gobierno en diversas ocasiones por este caso, pero nos dicen que no tienen datos", protesta la diputada, que denuncia además lasupresión de los Observatorios de Igualdad en los Cuerpos de Seguridad del Estadodebido a la separación de la Guardia Civil y la Policía Nacional promovida por el Gobierno de Rajoy. La portavoz del Bloque Nacionalista Galego (BNG) en la Comisión de Igualdad del Congreso, Olaia Fernández Dávila, considera que el origen de este tipo de negligencias está en la "falta de especialización" de la Policía.
Pese a los defectos del sistema, el 72% de las mujeres consigue salir del maltrato y rehacer su vida
Por suerte, fallos como estos son una minoría. Lejos de lo que alegan algunos, la Ley de Medidas Integrales de Protección y Prevención de la Violencia de Género no falla, ni tampoco los protocolos de prevención establecidos en centros sanitarios y en las Unidades de Atención, Prevención, Asistencia y Prevención (UPAP) de la Policía Nacional. Lo que falta, según Fernández Dávila, es formación: "La ley muestra la necesidad de que la Policía se especialice en víctimas de violencia de género porque las denunciantes no pueden sentirse intimidadas y eso a veces está fallando". Igual que los cursos de formación en el sector sanitario para detectar casos de violencia de género: "Se hizo hace años, al principio de la ley, pero ya no se está incentivando esa labor", denuncia la diputada gallega. 

Otra traba para el buen funcionamiento del proceso  en los casos de violencia machista es, para Álvarez, que a veces no hay una relación lógica entre la valoración de riesgo que hace la Policía y las medidas de protección que se otorgan a las víctimas. Un problema que se une, según la diputada socialista, a que "los jueces no recaban suficiente información para tomar decisiones documentadas". "No se escuchan las opiniones de los trabajadores en las casas de acogida porque se consideran parte y eso es una barbaridad, hay que analizar profundamente la situación de la víctima y de los menores implicados, si los hay", señala Álvarez como factor clave para que no haya "sentencias que antepongan la paternidad biológica al interés del menor".
"La atención que reciben las víctimas depende de la comisaría y del juzgado", denuncia una experta
Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas de España, sostiene también que "muchas mujeres vuelven a ser maltratadas en los juzgados". "El modelo androcéntrico del sistema político y social genera una gran violencia estructural y esa violencia también es una forma de poder", critica. Natalia Massó de Pablo, presidenta de la asociación Generando Igualdad, advierte de que después de denunciar, los riesgos para las mujeres maltratadas aumentan. "No las puedes lanzar al abismo y, a veces, el sistema las lleva de la mano al abismo". Massó de Pablo señala, además, que la atención que reciben las víctimas "depende de la comisaría y del juzgado que les toque" porque la especialización no está generalizada.
Por otro lado, fuentes de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, también han afirmado a Público que es necesario seguir impulsando la formación de "policías, guardias civiles, personal sanitario" y también de los jueces, "aunque hay que recordar que el poder judicial es independiente", apostillan. "Pero sí es cierto que las personas mejor formadas atienden mejor a las víctimas y que con una mayor coordinación entre todos los ámbitos, se evita que las víctimas tengan que peregrinar de un sitio a otro", explican.
Delegación del Gobierno para la Violencia de Género: "Las personas mejor formadas atienden mejor a las víctimas"
Por ello, aunque reconociendo todo el trabajo realizado hasta el momento, dichas fuentes señalan que aún quedan varias imperfecciones por limar en este sistema, tal y como está reconocido en la Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia Contra la Mujer, aprobada por el Consejo de Ministrosen julio de este año. En dicho documento, se diagnostican siete problemas dentro de la lucha contra el maltrato (como elsilencio social o los grupos más vulnerables: jóvenes, mayores, mujeres del mundo rural, entre otras) y se plantean medidas para combatirlos entre 2013 y 2016. Entre ellas se encuentran algunas normas que se incluyen en la reforma del Código Penal, como tipificar el acoso como delito u ofrecer asistencia jurídica gratuita a las víctimas, independientemente de su nivel de renta. 
Pese a todo, pese al camino que queda por recorrer, y pese a los errores que a veces cometen los agentes implicados en la prevención de las mujeres que sufren maltrato, las cifras demuestran que estos defectos no se dejan ver, afortunadamente, en la mayor parte de los casos. De hecho, según la última macroencuesta del citado departamento, dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, el 72% de las mujeres consigue salir del maltrato y rehacer su vida. En Público hemos recopilado la historia de tres víctimas que muestran sus diferentes formas de pelear por conseguirlo.
016. Teléfono de atención a víctimas de violencia de género. Es gratuito y no deja rastro en la factura telefónica.

Fuente: PÚBLICO